Royal Enfield Royal Enfield Royal Enfield Royal Enfield Royal Enfield

Nota

Utilizamos nuestras propias cookies para el uso del sitio, personalizar el contenido y los anuncios y para realizar análisis de nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con socios analíticos que pueden combinarlo con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado de su uso de sus servicios. Si desea obtener más información sobre las cookies y la exclusión voluntaria, haga clic en el botón Política de privacidad y cookies. Si elige no aceptar el uso de cookies, es posible que todas las funciones del sitio no funcionen según lo previsto.

 

 

La idea de la Royal Enfield Himalayan se ha estado cultivando desde hace 60 años. Con un inquebrantable legado de 118 años, Royal Enfield llegó a India desde 1955. La Bullet fue la primer Royal Enfield traída a India, y fue usada por el ejército de India patrullando los Himalayas. Debido al gran éxito de su servicio en estos agrestes terrenos, unos de los más extremos del mundo, es que se han forjado las bases que relacionan a Royal Enfield con la aventura.

 

Yo he estado montando en los Himalayas desde hace décadas. Son los paisajes más hermosos – con miles de kilómetros de tierra árida, nieve, pasos restringidos y montañas enormes. El delgado aire y las estrelladas noches me conectan con el universo, como nada más puede hacerlo. Mi primer gran viaje por los Himalayas fue en el 2010, cuando montaba con mis amigos y nos quedamos atascados en un pequeño pueblo debido a las inundaciones que azotaron a la región de Leh. Como no pudimos terminar nuestro viaje, nuestro aprendizaje más valioso fue que para cruzar los Himalayas no puedes usar una moto que trate de dominar el terreno, sino una que fluya en perfecta armonía con él.

 

Las grandes motos de turismo-aventura que actualmente definen esta categoría, generalmente no tienen un gran desempeño en los Himalayas; principalmente porque son muy pesadas, con mucha electrónica, y no están realmente diseñadas para este tipo de ambientes. Usan combustible de alto octanaje, y pretenden atravesar una región donde solo encuentras unas pocas estaciones de servicio, y gran parte del combustible es adulterado. Si tienen algún problema, es difícil encontrar un centro de servicio altamente calificado para trabajar sus complejos sistemas de inyección o electrónica – a diferencia de Europa o EEUU, para donde están diseñadas - , y si te caes, necesitas al menos 2 o 3 personas para levantar la moto con todo su equipaje.

 

Debido a nuestras propias experiencias y aprendizajes en los Himalayas, la idea de desarrollar una moto apta para estos terrenos nos había estado dando vueltas desde hace algunos años. Comenzamos con pedazo de papel en blanco y la idea de diseñar una moto simple, pero capaz de sortear cualquier terreno, rocas y ríos de una manera fácil y cómoda para el piloto. Buscábamos que fuera lo suficientemente robusta para conservar su trayectoria ante los fuertes vientos cruzados, que pudiera llevar un pasajero y mucho equipaje, pero al tiempo lo suficientemente liviana para poderla levantar fácil en caso de caídas. Que fuera lo suficientemente simple para que tú mismo puedas reparar partes dañadas (a causa de una caída previa) y que encienda incluso si la batería está muerta (enserio! Puedes prender la moto y las luces incluso si no tienes batería!). Debía ser lo suficientemente baja para que un ciudadano de altura promedio pueda montarla, pero lo suficientemente alta para pasar obstáculos altos sin problema, debería tener una suspensión delantera de gran recorrido – para absorber muy bien las irregularidades del terreno, buen torque a bajas RPM, tener un precio accesible para gran parte de la población, económica de mantener y ofrecer gran diversión a su dueño. Una tarea fácil, no?

 

Durante los excitantes años cuando estábamos diseñando la Himalayan, yo tuve la oportunidad de probar la moto en varias etapas durante el desarrollo. Mientras nuestro equipo de expertos estaba probando las motos, yo solo quería agregar valor desde una perspectiva del cliente corriente, y asegurar el rumbo de hacia adonde se dirigía la marca con este modelo.

 

 

En el 2014, manejé el prototipo por muchos kilómetros en el campo aéreo de Bruntingthorpe, Inglaterra; y en algunas carreteras off-road en los alrededores. Mientras yo subía por una colina empinada y llena de pantano, la moto me dio una tremenda confianza en su capacidad de subida, altura del motor sobre el piso y la suavidad de sus suspensiones.

 

 

En línea con la tradición de Royal Enfield de desarrollar motores de carrera larga, el nuevo motor de la Himalayan entrega un gran torque en todo el rango de RPM’s. Esto es especialmente importante para garantizar suavidad en la conducción cuando se va a bajas velocidades en cambios altos, haciendo muy fácil subir colinas y maniobrar en condiciones de tráfico. Con muy pocas partes móviles en el motor y nuevos materiales, significa una baja frecuencia de mantenimiento y se reduce el desgaste. Las revisiones periódicas son cada 5.000 Km.

 

 

Aparte de las grandes capacidades Off-road, la Himalayan también ofrece un impecable desempeño en calles pavimentadas. En 2015, cuando realizábamos pruebas en la pista de Chennai, cuando tomaba las curvas mojadas y me inclinaba lo suficiente como para estar en riesgo, la moto se adhería muy bien al pavimento y no tenía movimientos bruscos. Esto me generó una confianza enorme en la versatilidad de este nuevo modelo.

 

 

Removimos todas las partes que no eran funcionalmente necesarias, para mantener la moto lo más simple posible –menos partes significa menos mantenimiento y menores probabilidades de falla. Logramos que la Himalayan se viera simple, pero robusta, tal como lo pensamos desde un comienzo.

 

 

Para probar realmente la moto en su terreno natural, en el verano de 2015 viajé a los Himalayas con unos colegas, familiares y amigos.

 

 

Equipada con llantas aptas para condiciones off-road y on-road, con un tamaño de llanta de 21” adelante y 17” atrás, una buena distancia entre el motor y el piso, y una suspensión delantera de gran recorrido; sortear rocas, ríos, pantanos es muy fácil en la nueva Himalayan.

 

 

El equipaje ha sido pensado como parte esencial de la Himalayan. Con opciones de maleteros suaves o rígidos, una parrilla trasera y soportes para bidones de combustible - o agua - en los laterales del tanque; que seguro te serán muy útiles cuando te encuentres en terrenos remotos y con nada cerca.

 

 

Una óptima altura del asiento combinado la posición del manubrio y los reposapiés; te dan una comodidad y ergonomía increíble para viajes largos, mientras que el visor delantero te cubre de elementos en el terreno. El bajo centro de gravedad, la concentración de las masas en el centro, combinadas con un tanque (de 15 litros) ergonómicamente pensado para acomodar las rodillas, te dan una estabilidad y maniobrabilidad excelente, ya sea que quieras ir sentado o incluso parado sobre los reposapiés en cualquier terreno.

 

 

Si bien la Himalayan es una moto doble propósito, no es una moto extrema, y fue pensada para que sea tu única motocicleta (una moto para todas tus necesidades). Puedes ir a viajar en tu moto los fines de semana, y atravesar casi cualquier tipo de terreno, además puedes llevar un acompañante y mucho equipaje adicional; incluso tiene soportes para cargar bidones con agua o gasolina cuando viajes a lugares remotos – esto puede salvar tu vida. Su torque a bajas revoluciones y gran comodidad la hace tu compañera de viaje perfecta incluso en la jungla de concreto durante tu día a día.

 

 

Pero más que una suma de partes, la Himalayan es un solo conjunto que te lleva a una zona desconocida, donde la moto se vuelve una extensión de tu cuerpo, y logras esa conexión entre hombre, máquina y terreno, que es lo que nos motiva a salir a montar.

 

La Himalayan es el comienzo de un nuevo capítulo en la historia de Royal Enfield, y lo es también para todos aquellos amantes de la aventura, que busquen tener una sola moto, con un precio asequible, que los lleve a todas partes, sin importar las condiciones del terreno. Una moto lista para la aventura.